Que la ética de Samsung deja bastante que desear es un hecho que no nos era desconocido. Que empleen la reciente campaña contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica para hacer publicidad no debería sorprender a nadie. Que además lo hagan chapuceramente, pues tampoco. Nada nuevo bajo el sol.

En las últimas fechas la campaña Ice Bucket Challenge (Desafío del Cubo de Hielo), de la ALS Association (Asociación Estadounidense de Esclerósis Lateral Amiotrófica) se ha convertido en un fenómeno viral, mayor o menormente cuestionable1, en el que famosos de todo pelaje se dedican a tirarse un cubo de agua helada encima como metáfora de la parálisis que produce esta enfermedad, y con objeto de llamar la atención sobre ella.

Y en estas, que a la compañía surcoreana Samsung no se le ha ocurrido mejor idea que poner a su nuevo terminal insignia2, el Samsung Galaxy S5, a realizar el mencionado desafío como manera de promocionar su supuesta impermeabilidad frente a sus competidores más directos (iPhone 5S, HTC One M8 y Nokia Lumia 930 ), a los cuales reta en el mismo anuncio.

Hasta aquí sin novedad en el frente. La desfachatez de la marca surcoreana no debería pillarle por sorpresa a nadie, como tampoco lo debería hacer su querencia por las campañas publicitarias ofensivas hacia sus rivales.

Pero que además lo hagan de una manera tan sumamente cutre y chapucera, sin dejar a lado los aspectos visuales del vídeo en cuestión3, ya es la reafirmación de la política de la compañía.

Como no os quiero estropear el placer de confirmar que esta gente no tiene ni ningún escrúpulo, ni gusto alguno por lo bien hecho, os dejo el mencionado anuncio a continuación para que comprobéis por qué Samsung sigue estando a años luz de Apple.

Pista: el tiempo parece que vuela cuando te echas un cubo de agua helada encima4. Al menos en Corea del Sur.

Yo no pienso tirarme un cubo de agua encima, pero sí que me he rascado la cartera, que al final es lo que cuenta. Tú también puedes hacerlo en la siguiente web: DONACIÓN CUBO HELADO

  1. Al parecer la asociación española no estaría recibiendo apenas donaciones, aunque lo que sí que es cierto es que el éxito de la campaña es innegable ya que ha puesto el foco sobre esta enfermedad tan desconocida.

  2. Aquí el que se tira a la piscina soy yo, ya que con tanto lanzamiento por parte de Samsung desconozco cuál es su último modelo.

  3. Tan sólo diré que he tenido que retocar la imagen que preside esta entrada, obtenida directamente del vídeo de YouTube, simplemente porque me daba repelús el mero hecho de imaginarme cómo se iban a ver esos colores tan nublados en la portada de mi blog.

  4. El hecho que da pie a esta entrada lo descubrí en Daring Fireball, no vamos a atribuirnos méritos que no nos corresponden.