El ataque criminal sufrido por Feedly durante el día de ayer pone de manifiesto cómo el RSS es parte integral de nuestra vida moderna. Han sido apenas 13 horas de corte del servicio sustituto del difunto Google Reader, pero millones de usuarios han visto como su rutina informativa diaria se ha visto trastocada.

¿Feedly? ¿Qué es Feedly?

Antes de dar paso al artículo sobre Feedly y el RSS me gustaría dar una somera explicación acerca de ellos.

Feedly es hoy en día el principal agregador RSS gratuito. Su éxito se debe a su agilidad para captar gran parte de la masa de usuarios que tuvo Google Reader tras su cierre en Julio de 2013, así como a la cantidad de mejoras que ha ido incluyendo el servicio y a su diferenciación por no gravar coste alguno a sus usuarios1.

Básicamente, lo que nos permite Feedly es subscribirnos a blogs y canales de noticias, de manera que Feedly recopilará y pondrá a disposición nuestra todas las actualizaciones de nuestras subscripciones, bien a través de su aplicación web, como de sus aplicaciones para dispositivos móviles y escritorio o bien mediante aplicaciones de terceros2.

Si queréis saber más sobre cómo usar Feedly, podéis echar un ojo al siguiente tutorial.

El Ataque a Feedly

Durante la jornada de ayer, Feedly fue víctima de un ataque DDoS3 que duró desde las 11 de la mañana hasta medianoche, hora española.

Actualización (12/06/2014): Si bien el servicio de Feedly está de nuevo operativo, ahora el problema que están encontrando muchos usuarios es que las DNS de sus proveedores de internet aún apuntan a la IP antigua (pre-ataque), por lo que Feedly sigue sin cargar. Para solucionarlo, basta con cambiar las DNS de nuestro proovedor por las de Google (8.8.8.8 y 8.8.4.4) y volveremos a poder disfrutar de Feedly mientras se actualizan las DNS de nuestro ISP.

El objetivo del mencionado ataque no era otro que extorsionar a Feedly a cambio del cese de la ofensiva, frente a lo que se negaron rotundamente los fundadores del popular agregador, a la vez que aseguaban que los datos de sus usuarios no habían sido sustraidos y que estaban trabajando en la resolución del entuerto.

Así que debido a la avaricia de algunos cibercriminales, millones de usuarios en todo el mundo, nos quedamos durante más de medio día sin nuestra principal fuente de información.

Actualización 2 (12/06/2014): Feedly acaba de sufrir otro ataque DDoS hoy mismo a las 16:30 hora española.

Actualización 3 (12/06/2014): Apenas 4 horas después, Feedly ha conseguido neutralizar el segundo ataque y está operativo desde las 20:30 hora española de hoy.

Actualización 4 (13/06/2014): Tercer día consecutivo de ataque DDoS a Feedly que lleva caído desde las 12:00 hora española de hoy, aproximadamente.

Actualización 5 (13/06/2014): El tercer ataque ha sido neutralizado sobre las 22:00 hora española. Feedly ya está operativo de nuevo. Esperemos que sea la solución definitiva y no haya nuevos ataques.

La Muerte del RSS

Y sí, aunque parezca una exageración, para muchos usuarios de internet la lectura de feeds RSS y la escucha de Podcasts (que también son distribuidos vía RSS) supone la principal fuente de información, frente a canales cada vez más obsoletos como la prensa escrita o la radio4.

No hace mucho que los profetas del apocalipsis salieron a pasear y sentenciaron de muerte al RSS, acusándolo de no ser amigable para el usuario o de su falta de inmediatez, y pronósticando su inminene caída ante servicios como Facebook y Twitter, especialmente ante este último. Es la discusión de nunca acabar, y no es raro que se avive cada media docena de meses.

Está claro que el RSS no ha calado en el usuario medio. No lo hizo en sus inicios y no lo está haciendo ahora, en la que, en mi humilde opinión, es su época de mayor esplendor5. Sin embargo, a pesar de sus defectos, ha sabido granjearse su espacio en el ecosistema de las redes sociales, y parece que no tiene intención de dejarlo en un futuro próximo.

El apagón que ha sufrido Feedly ha hecho que muchos de nosotros hayamos redirigido nuestra mirada hacia Twitter en busca de saciar nuestro hambre informativa, y que nos hayamos dado cuenta de que no es lo mismo, por mucho que algunos se empeñen en no ver la diferencia.

Twitter está enfocado de otra manera (ultima hora, estrategias de marketing, servicio de atención al cliente, etc.) y, precisamente por ello, es mucho más caótico y vivaz. Pero, cuando queremos leer nuestros blogs favoritos y la selección de noticias que nos interesan no tenemos necesidad allguna de soportar el ruido inherente a Twitter. Es ahí dónde el RSS gana sus puntos y reclama su espacio.

Para mí leer los feeds a los que estoy suscrito se asemeja a la lectura de un periódico o una revista, no a ese teletipo hormonado que supone Twitter en la mayoría de ocasiones.

A veces hace falta que nos quiten aquello que damos por sentado o que tenemos asegurado diariamente, para darnos cuenta de la importancia que realmente tienen en nuestras vidas algunas cosas pequeñas.

Larga vida al RSS.

  1. Existe también la opción Pro, que por el precio de $5/mes o $45/año ofrece servicios como la búsqueda en nuestro feeds, mejora de la velocidad, integración con servicios tales como IFTTT, Buffer o HootSuite, compartir mediante un clic con Evernote, OneNote, Readability, Pocket, etc.

  2. En mi caso, y tras un fugaz idilio con ReadKit, utilizo Reeder 2 tanto en su versión para iOS con en mi Mac.

  3. Distributed Denial of Service Attack o Ataque Distribuido de Denegación de Servicio.

  4. De la televisión actual, su modelo y contenidos mejor no hablaré…

  5. Nunca antes se habían visto tantas aplicaciones de lectura de RSS o de escucha de podcasts, y de la calidad actual, como recientemente. Y sí, sigo metiendo a los podcasts en el saco del RSS.